Una serie de atentados, dos de ellos reivindicados por el Estado Islámico, se cobraron la vida de por lo menos 37 personas, entre ellos nueve periodistas.

 

Mediante un comunicado en el que criticó a “los apóstatas de la fuerzas de seguridad y de los medios”, el grupo yihadista Estado Islámico reinvidicó un doble atentado suicida en Afganistán.

Fuentes de la seguridad afgana señalaron que el autor de la segunda explosión se habría mezclado entre la prensa que cubría el primer atentado ocurrido más temprano ese mismo día, perpetrado por un kamikase en moto. Este segundo kamikase “se hizo estallar entre los periodistas y causó víctimas”.

Entre las víctimas de este segundo atentado, al parecer dirigido específicamente a la prensa, se encontraba Shah Marai, jefe de fotografía de la Agence France-Presse en Kabul.

“Esta tragedia nos recuerda el peligro sin cese al que deben enfrentarse nuestros equipos sobre el terreno y el papel fundamental de los periodistas para la democracia”, comentó Fabrice Fries, presidente de la AFP.

Otro periodista, Ahmad Shah, reportero al servicio de la BBC en pastún, falleció por disparos de bala Jost en otro ataque no reinvidicado por el EI.

 

TIEMPO REAL EN TWITTER